Reemplazo Total de Articulación de Cadera

No Tiene Por Qué Vivir con Dolor Articular Agudo

Sus articulaciones participan en casi todas las actividades que realiza. Movimientos simples como caminar, arrodillarse y flexionarse requieren el uso de las articulaciones de la cadera y las rodillas. Normalmente, todas las partes de estas articulaciones trabajan en conjunto y la articulación se mueve fácilmente sin dolor. Pero cuando la articulación está enferma o lesionada, el dolor que provoca puede limitar gravemente su capacidad para moverse y trabajar. La artritis, una de las formas más comunes de enfermedad articular degenerativa, afecta aproximadamente a 43 millones de personas en los Estados Unidos.1 Si está considerando un reemplazo total de articulaciones o recién está empezando a explorar los tratamientos disponibles, este folleto le servirá. Le ayudará a comprender las causas de su dolor articular y opciones de tratamiento. Aún más importante, le dará la esperanza de que puede volver a realizar algunas de sus actividades favoritas.

Una vez que lea este folleto, no deje de hacerle a su médico cualquier pregunta que tenga. Informarse lo más posible le ayudará a elegir el mejor tratamiento para aliviar su dolor articular y le permitirá volver a hacer sus actividades normales.

¿Qué es una articulación de cadera?

La articulación de la cadera es una enartrosis formada por una parte esférica, o cabeza femoral, en el extremo superior del hueso del muslo, y el cotilo o acetábulo en la pelvis. Los extremos del hueso de una articulación están cubiertos con un material suave y resistente llamado cartílago. Un cartílago normal amortigua los huesos y permite el movimiento prácticamente sin fricción y sin dolor. El resto de las superficies de la articulación están cubiertas por un tejido delgado y suave llamado sinovial. Éste produce líquido que actúa como un lubricante para disminuir la fricción y el desgaste de la articulación.

Causas Comunes del Dolor Articular

Artrosis (OA)

En ocasiones recibe el nombre de artropatía degenerativa porque es un “desgaste” que implica la ruptura de cartílago y huesos. Cuando un cartílago se desgasta, los huesos se rozan entre sí, causando dolor y rigidez. La artrosis generalmente se produce en personas de 50 años y mayores, y frecuentemente en personas con antecedentes familiares de artritis.

Artritis Reumatoide (AR)

Causa que el sinovial se inflame y adquiera grosor. A su vez, se produce demasiado líquido sinovial dentro del espacio articular, lo que causa una inflamación crónica que daña al cartílago. Esto tiene como consecuencia la pérdida del cartílago, dolor y rigidez. La artritis reumatoide afecta casi 3 veces más a las mujeres que a los hombres, y puede afectar a otros órganos del cuerpo.

Artritis Postraumática

Se puede desarrollar después de una lesión en la articulación en la cual el hueso y el cartílago no sanan de manera adecuada. La articulación ya no es lisa y estas irregularidades provocan un mayor desgaste de la articulación.

Necrosis Avascular

Puede aparecer cuando se priva al hueso del suministro normal de sangre. Sin la adecuada nutrición de la sangre, la estructura ósea se debilita y puede ceder y dañar el cartílago.

Enfermedad de Paget

Enfermedad a los huesos que a menudo afecta la cadera. La formación de huesos se acelera causando que la densidad y forma el hueso cambien. El dolor articular también puede ser causado por deformidad o lesión directa de la articulación. En algunos casos, el dolor articular empeora por el hecho de que una persona evitará usar una articulación que duele, debilitando los músculos y haciendo aun más difícil el movimiento de la articulación.

Opciones de Tratamiento

Luego de una evaluación ortopédica, su cirujano ortopédico revisará y analizará los resultados con usted. En base a su diagnóstico, sus opciones de tratamiento pueden incluir:

  • Medicamentos;
  • Suplementos del líquido de la articulación;
  • Fisioterapia;
  • Reemplazo de articulaciones.

Reemplazo Total de Cadera

La cirugía de reemplazo de cadera ayuda a más de 300,000 estadounidenses cada año2 a aliviar el dolor y volver a disfrutar de sus actividades diarias. El reemplazo de cadera implica la extracción de los extremos del hueso afectado por la artritis y de cartílago dañado y su reemplazo con implantes protésicos que simulan la articulación de la cadera.

La cirugía de reemplazo de cadera se puede considerar cuando la artritis restringe las actividades diarias como caminar y flexionarse, cuando el dolor continúa mientras descansa, o la rigidez de la cadera limita su capacidad para mover o levantar una pierna. Es momento de considerar una cirugía si los medicamentos antiinflamatorios alivian poco el dolor u otros tratamientos, como la fisioterapia, no alivian el dolor de la cadera. El reemplazo de cadera puede ayudar a aliviar el dolor y permitirle volver a disfrutar las actividades diarias normales.

El reemplazo total de cadera a menudo se reserva para pacientes que:

  • Tengan una enfermedad articular incapacitante y dolorosa a la cadera como resultado de un tipo de artritis grave.
  • No sea probable que logren resultados satisfactorioscon procedimientos menos invasivos, como la artrodesis (rigidez o fijación artificial de la articulación).
  • Tengan una densidad ósea de calidad deficiente o inadecuada para otras técnicas reconstructivas.

En una operación de reemplazo total de cadera, el cirujano reemplaza las superficies desgastadas de la articulación de la cadera con una artificial. La cabeza desgastada del fémur (hueso del muslo) se reemplaza con una esfera de metal o de cerámica que se monta sobre un vástago. El vástago se coloca firmemente en el canal del hueso del muslo en su extremo superior. El acetábulo (cavidad de la cadera) se prepara e implanta con una cúpula de metal y un inserto de cerámica o plástico.

La esfera e inserto se unen para simular la articulación de la cadera.

Implante Total de Cadera
El método convencional de una esfera de metal en una cúpula de plástico (politetileno) ha demostrado tener resultados positivos con el correr de los años.3 El tiempo de duración no sólo depende de la edad, sino también del nivel de actividad del paciente.

Otro factor que puede afectar la duraciónde un reemplazo total de cadera es la superficie de fricción. Los pares de fricción son las dos partes de la cadera artificial que se deslizan entre sí durante el movimiento, la cabeza femoral y el inserto acetabular.

Tecnologías que Ayudan al Efecto en el Desempeño del Implante

Se han producido importantes avances en el mejoramiento de las superficies de fricción en el reemplazo total de cadera. Una nueva y avanzada tecnología de fricción, llamada X3®, ha demostrado hasta un 97% de disminución del desgaste en pruebas de laboratorio.4 Esta disminución del desgaste puede prolongar la vida útil de su implante de cadera. Esta nueva tecnología es particularmente importante para pacientes más jóvenes.

Su médico analizará el tipo exacto de prótesis y procedimiento quirúrgico con usted.

Complicaciones de un Reemplazo de Cadera

Al igual que con cualquier cirugía, existe el riesgo de sufrir complicaciones después de la cirugía de reemplazo de cadera. Sin embargo, éstas son bastante aisladas. Los coágulos de sangre son la complicación más común después de una cirugía. Su médico puede indicarle una o más medidas para evitar que se forme un coágulo en las venas de las piernas. Estas medidas pueden incluir medias de compresión especiales, recubrimientos inflables, botas de compresión y anticoagulantes.

Recuperación

Por lo general, después de la cirugía de reemplazo de cadera, es posible que su médico le indique pasar alrededor de 3 a 5 días en el hospital. La mayoría de los pacientes sometidos a reemplazo de cadera comienzan a pararse y a caminar con ayuda de un andador y un fisioterapeuta al día siguiente de la cirugía.

La recuperación varía según cada persona. Es fundamental que siga las indicaciones de su médico con respecto al cuidado en el hogar durante las primeras semanas después de la cirugía, especialmente el programa de ejercicios que se le indicó. Tal vez pueda reanudar muchas de las actividades livianas normales de la vida diaria dentro de tres a seis semanas después de la cirugía. La recuperación total puede demorar de 3 a 6 meses.

No Tiene Por Qué Vivir con Dolor Agudo de Cadera

No tiene por qué vivir con dolor agudo de cadera y las limitaciones que eso significa en sus actividades. Si no ha experimentado un alivio adecuado con los medicamentos y otros tratamientos tradicionales, el reemplazo de articulación de cadera le puede traer el alivio que ha deseado por tanto tiempo y le permitirá volver a realizar sus actividades favoritas. Recuerde, aunque su médico le recomiende el reemplazo de cadera la decisión final depende de usted.

Para obtener más información visite el sitio Web www.aboutStryker.com y comuníquese con su médico.

X-ray (Radiographic) Measurements
X-rays were reviewed at regular intervals after surgery to look for signs of possible device loosening, device movement, or accelerated wearing away of the components. At two years after surgery, all of the 185 Trident® cases evaluated were considered a radiographic success. No devices showed signs of device loosening, device movement, or accelerated wearing away of the components.

Patient Success Rates
A patient was considered a success within the study if, at two years after surgery, the hip implant system was still in place (had not been replaced), the Harris Hip Score was greater than 70 points, and there were no X-ray signs that might indicate loose or unstable hip implant components. The patient success rate for the control group was 94%. The patient success rate for the Trident® ceramic-on-ceramic group was 97%.

Use for Inflammatory Joint Disease
The study results presented above include only patients who had primary total hip replacement for severe, non-inflammatory degenerative joint disease. Eight additional cases of inflammatory joint disease were enrolled in the study, and received a ceramic-on-ceramic system (either ABC or Trident®). The eight cases have been followed for a mean duration of 16 months. As of the latest functional evaluations, the mean HHS is 94 (range 85-100). There have been no reoperations or revisions. There have been no operative hip-related complications. All components appear stable on X-ray.

Potential Benefits
The goals of artificial hip replacement include relief of pain, restoration of function, and correction of deformity. Ceramic-on-ceramic, however, demonstrates significantly lower wear versus conventional metal-on-plastic components in laboratory testing. Therefore, it is anticipated that these improved wear characteristics will result in a longer lasting implant.

Potential Risks
Any artificial hip replacement may be associated with serious complications. These include dislocation, loosening, implant breakage, bone fracture, reaction to the implant’s materials, bone loss, change in the length of the treated leg, pain, hip stiffness, excessive bleeding, hip joint fusion, nerve damage, allergic reaction to medical and/or blood transfusion, infection, reactions to pain relieving drugs, blood clots in the legs and/or lungs, amputation, heart attack, pneumonia, excessive wear of the implant’s components, decrease of bone mass, and audible sounds during motion.

With this ceramic-on-ceramic system, sudden breakage of ceramic components resulting from excessive forces is possible; however, no ceramic component broke during the clinical study. Corrosion (eroding) between the insert and shell may be possible; however, this event was not demonstrated in the clinical study, and laboratory tests have shown the potential to be minimal.

Any of the above-cited complications may require medical intervention, including additional surgery. In rare instances, complications may lead to death. Please ask your surgeon to discuss with you any of these complications that are not familiar to you.

Patient Instruction
Call your doctor if you experience any of the following symptoms:

  • Redness, burning, swelling, or drainage from your operated area
  • Fever of 100 degrees or higher
  • Pain that does not lessen with rest
  • Acute, severe pain in the hip associated with twisting, turning or injury

Consult your doctor regarding considerations before surgery, rehabilitation after surgery, and expectations for surgery. It is important to begin planning for your return home from the hospital before your surgical procedure. Your surgeon may suggest tips to prepare your home for after surgery. For example, get an apron or belt with pockets to carry things while you are on crutches, buy or borrow a cordless phone, remove scatter rugs and other obstacles to safe transport using crutches, have high chair and commode accessories available. Above all, during this time, treat yourself well, eat balanced meals, get plenty of rest, and if requested by your surgeon, donate your own blood so it can be transfused during and after surgery.

After surgery you will need to rest your hip to allow proper healing. Your activity will be restricted during this healing period. During the first weeks after surgery, you may be advised to put a pillow between your legs when turning over in bed, wear elastic stockings, use raised toilet seat, take showers rather than baths, restrict activities such as sudden twisting or turning, crossing legs, exposing the scar to sunlight, and driving. Follow carefully your doctor’s instructions regarding progression to normal weight bearing and resumption of normal physical activity. Individual results will vary and all patients will experience different activity levels post-surgery.

Even after the healing period, excessive loads placed on the implants through sudden trauma or high impact activities, such as running and jumping, can damage the artificial joint. While the expected life of an artificial hip replacement system is difficult to estimate, it is finite. The components are made of foreign materials that will not indefinitely withstand the activity level and loads of normal, healthy bone. The hip joint may have to be replaced at some time in the future.

Alternative Treatments
Other options may include use of a conventional hip replacement system, other surgical procedures that do not replace the hip joint, or non-surgical treatments based on pain management and activity restriction. Your doctor can explain these alternatives, and help you decide which treatment is best for your condition.

Do you want to visit our clinic? Make an appointment!